Semana Santa/Turismo

Momentos para la historia de la Semana Santa de Setenil

PEDRO ANDRADES
Fotos: JUAN SÁNCHEZ, ANGEL MEDINA,
JACOBO DÍAZ, JOSÉ GONZÁLEZ

Es difícil ver una revirá tan hermosa, tan bien ejecutada y tan bien grabada (Ángel Medina Laín) como la que nos regaló el trono de la Virgen de los Dolores de Los Blancos en el giro imposible de la Cantarería, mecida con “La Saeta” de la Banda de Música de Luque, bajo ese palio de roca, bajo ese prodigioso monumento de la naturaleza que son las Cuevas de la Sombra de Setenil. Ocurrió en la salida procesional extraordinaria por los 25 años de la talla de esta imagen, en un puente de octubre que nos dejó momentos para la historia de nuestra Semana Santa, como el reencuentro de la Virgen de los Dolores con su creador, Luís Álvarez Duarte. El prestigioso artista, restaurador de imágenes tan populares como la Esperanza de Triana o el Gran Poder, curó en la intimidad de la Iglesia de la Villa las pequeñas heridas del tiempo en el rostro de su criatura, que lució esplendorosa y de blanco en su paseo de gloria por la carrera oficial de Setenil, sintiéndose protagonista, a pleno luz del día, sobreponiéndose a las gotas de lluvia de la salida, arrimándose a la cal en nuestras caprichosas calles, gustándose como una novia querida, agradecida a su habituales costaleros y a otros que arrimaron el hombro como el Hermano Mayor de Los Negros, Pedro Luis Marín.
“Está que se sale. Esta Virgen pide campanillas“, expresó Álvarez Duarte, el llamado “Niño Imaginero“, en una charla coloquio anterior celebrada en el templo de la Encarnación con el director de “El Llamador” de Canal Sur, Fran López de Paz (inventor del carrusel de la Semana Santa en la radio), y Francisco Carrera Iglesias Paquili, un diseñador y artesano del bordado que ennoblece los trabajos de Vitorio & Luquino y Loewe,  y que desde hace muchos años cuida de la Virgen de Los Blancos y aporta a Setenil sus impagables conocimientos.  Un auténtico dreamteam cofrade. “Está en buenas manos”, dijo Álvarez Duarte, que volverá a Setenil en diciembre para entregar a la Hermandad de La Vera+Cruz un preciado tesoro: las gubias que arrancaron de un cedro la hermosísima imagen que procesiona con El Amarrao y el Santo Entierro, y que enriquecerán el patrimonio cultural y religioso de esta Hermandad fundada en 1551. Algunas de estas joyas artísticas se podrán ver al menos hasta el 20 de noviembre en el Torreón de Setenil, tristemente cerrado desde que terminó su meritoria restauración hace dos años e “inaugurado” gracias a la exposición “El Arte de los Blancos“.
En este artículo contamos con la aportación de lujo de Fran López de Paz, cronista de referencia de la Semana Santa de Sevilla. También incluimos un recorrido fotográfico de esta procesión extraordinaria de la Dolorosa, que nos deja imágenes diurnas nunca antes vistas y que tenemos que agradecer al esfuerzo, la vitalidad y el apasionado interés de Juan Sánchez, a Ángel Medina (autor del fantástico vídeo de arriba, que hemos colgado en youtube) y Jacobo Díez, de Ceuta, que nos sorprende con su novedoso punto de vista, especialmente en la inhabitual recogida a las claras del día y en la dura subida a la plaza.
Luis Álvarez Duarte, el imaginero más prestigioso de España, mira ensimismado a la Virgen de los Dolores de Setenil en la Iglesia de Villa. Esta imagen, realizada en su momento de mayor madurez artística, no la había visto desde que salió de su taller en el Aljarafe sevillano por encargo de su amigo Pepe Sevillano. Foto: JUAN SÁNCHEZ. Debajo, mostramos dos fotografías del momento de la reposición de una lágrima a la imagen en el mismo trono, que agradecemos a JOSÉ GONZÁLEZ.

Luis Álvarez Duarte, el imaginero más prestigioso de España, mira ensimismado a la Virgen de los Dolores de Setenil en la Iglesia de Villa. Esta imagen, realizada en su momento de mayor madurez artística, no la había visto desde que salió de su taller en el Aljarafe sevillano por encargo de su amigo Pepe Sevillano. Foto: JUAN SÁNCHEZ. Debajo, mostramos dos fotografías del momento de la reposición de una lágrima a la imagen en el mismo trono, que agradecemos a JOSÉ GONZÁLEZ.

La Virgen de los Dolores, en la Iglesia de la Villa, tras la reposición de una lágrima que le hizo el propio creador, Luis Álvarez Duarte. Foto: ÁNGEL MEDINA LAÍN

La Virgen de los Dolores, en la Iglesia de la Villa, tras la reposición de una lágrima que le hizo el propio creador, Luis Álvarez Duarte. Foto: ÁNGEL MEDINA LAÍN

ÁLVAREZ DUARTE EN SETENIL

Por FRAN LÓPEZ DE PAZ
Director de El Llamador de Canal Sur.

 

Por lo general lo cotidiano no se aprecia. Está tan cerca y ocurre tan a diario que, por estar siempre ahí, pierde el valor para quien lo tiene al alcance de la mano. Hace poco estuvo en Setenil Luís Álvarez Duarte, el imaginero vivo más importante de cuantos hoy trabajan en España. Vino para participar en las celebraciones de la Hermandad de Los Blancos a propósito del 25 aniversario de la Virgen de los Dolores. Estuvo aquí, entre nosotros, contando la historia de la Imagen, riendo, reconociendo a quienes fueron testigos de la hechura de la Dolorosa… Fueron solo unas horas, pero el artista estuvo tan cerca que parecía que no se había movido del pueblo en el que nunca vio a la Virgen que le encargaron hace un cuarto de siglo. Con el paso del tiempo se entenderá la importancia de este momento que también coincidió con el Encuentro de las Hermandades de la Vera-Cruz de Cádiz y Ceuta. Un genio, uno de los grandes, vino a Setenil para estar unas horas con la obra que un día talló, mimando la madera como nadie. Cuando pasen los siglos la foto del autor y su Dolorosa, de Luís y la Virgen de la Hermandad de los blancos, tomará el valor que en realidad tuvo. La realidad se congeló para ofrecernos hace una semana esta imagen para la historia.

 

Álvarez Duarte, en el centro de la imagen, posa con un cuadro de su Virgen de los Dolores flanqueado por Fran López de Paz (derecha) y Sebastián Luque (izquierda), Hermano mayor de Los Blancos y entusiasta organizador del Encuentro de Hermandades de la Vera+Cruz. Foto: ÁNGEL MEDINA LAÍN

Álvarez Duarte, en el centro de la imagen, posa con un cuadro de su Virgen de los Dolores flanqueado por Fran López de Paz (derecha) y Sebastián Luque (izquierda), Hermano mayor de Los Blancos y entusiasta organizador del Encuentro de Hermandades de la Vera+Cruz. Foto: ÁNGEL MEDINA LAÍN

 

 LA PROCESIÓN EXTRAORDINARIA DE LA VIRGEN DE LOS DOLORES

EN IMÁGENES

La Virgen de los Dolores de Los Blancos salió de día a una hora inhabitual, lo que nos deparó imágenes inéditas de su recorrido por la carrera oficial. Foto. JACOBO DÍAZ

La Virgen de los Dolores de Los Blancos salió de día a una hora inhabitual, lo que nos deparó imágenes inéditas de su recorrido por la carrera oficial. Foto. JACOBO DÍAZ

Solemnidad en la salida de la procesión. Foto. ÁNGEL MEDINA LAÍN

Solemnidad en la salida de la procesión. La Virgen de los Dolores lució esplendorosa y de blanco en su paseo de gloria por la carrera oficial de Setenil, sintiéndose protagonista, a pleno luz del día, sobreponiéndose a las gotas de lluvia del arranque en la Villa. Foto. ÁNGEL MEDINA LAÍN

 

La Virgen de los Dolores sale de la fortaleza de la Villa. Los borlones insinúan el movimiento de la imagen. Foto: JUAN SÁNCHEZ.

La Virgen de los Dolores sale de la fortaleza de la Villa. Los borlones insinúan el movimiento de la imagen. Foto: JUAN SÁNCHEZ.

Paso por la estrecha esquina del Ayuntamiento, uno de los momentos culminantes de la carrera oficial. Siempre que alguien realiza esta fotografía nos asalta la tentación de borrar los cables con photoshop. Foto: JUAN SÁNCHEZ

Paso por la estrecha esquina del Ayuntamiento, uno de los momentos culminantes de la carrera oficial. Siempre que alguien realiza esta fotografía nos asalta la tentación de borrar los cables con photoshop. Foto: JUAN SÁNCHEZ

 

Los costaleros de Setenil volvieron a superar con naturalidad el alar de sacar el trono en la curva de la albarrá de entrada a la Villa. Foto: JUAN SÁNCHEZ

Los costaleros de Setenil volvieron a superar con naturalidad el alar de sacar el trono en la curva de la albarrá de entrada a la Villa. Foto: JUAN SÁNCHEZ

 

La procesión, a su paso por la ajustada Calle Alta. Foto: JUAN SÁNCHEZ

La procesión, a su paso por la ajustada Calle Alta. Foto: JUAN SÁNCHEZ

El trono de la Virgen, pegado a la cal. Foto: JUAN SÁNCHEZ.

El trono de la Virgen, pegado a la cal. Foto: JUAN SÁNCHEZ.

 

La Virgen de los Dolores, en el giro de la Cantería y las Cuevas de la Sombra, ese monumento natural único. Foto: JUAN SÁNCHEZ

La Virgen de los Dolores, en el giro de la Cantería y las Cuevas de la Sombra, ese monumento natural único. Foto: JUAN SÁNCHEZ

 

Debajo, los costaleros se apoyan en la pared para poder girar el trono en la revirá de la Cantarería. Foto: JUAN SÁNCHEZ

Debajo, los costaleros se apoyan en la pared para poder girar el trono en la revirá de la Cantarería. Foto: JUAN SÁNCHEZ

Completada la impresionante revirá de la Cantarería, la Virgen procesionó gustándose como una novia querida, agradecida a su habituales costaleros y a otros que arrimaron el hombro como el Hermano Mayor de Los Negros, Pedro Luis Marín. Foto: JUAN SÁNCHEZ

Completada la impresionante revirá de la Cantarería, la Virgen procesionó gustándose como una novia querida, agradecida a su habituales costaleros y a otros que arrimaron el hombro como el Hermano Mayor de Los Negros, Pedro Luis Marín. Foto: JUAN SÁNCHEZ

 

No sé si fueron las circunstancias personales las que me inducen a pensarlo, pero pocas veces he visto tanto encanto y delicadeza como en la chicotá de luto delante de la casa de mis padres, al son de "Mi amargura". Setenil me pareció más que nunca "Sevilla la chica".Luto. Foto: JACOBO DÍEZ

No sé si fueron las circunstancias personales las que me inducen a pensarlo, pero pocas veces he visto tanto encanto y delicadeza como en la chicotá de luto delante de la casa de mis padres, al son de “Mi amargura”. Setenil me pareció más que nunca “Sevilla la chica”.Luto. Foto: JACOBO DÍAZ

Las mantillas, en el momento de iniciar la subida del pecho de la plaza. En la imagen vemos a algunas de las más comprometidas con la Hermandad (Josefina Villalón, Isabel María Corral o Elisa la de Pepito Reyes), sin cuyo trabajo callado sería imposible poner en la calle ninguna procesión. Foto: JACOBO DÍAZ.

Las mantillas, en el momento de iniciar la subida del pecho de la plaza. En la imagen vemos a algunas de las más comprometidas con la Hermandad (Josefina Villalón, Isabel María Corral o Elisa la de Pepito Reyes), sin cuyo trabajo callado sería imposible poner en la calle ninguna procesión. Foto: JACOBO DÍAZ.

 

El esfuerzo es máximo para culminar la subida del pecho de la Plaza. En la imagen se puede observar el impresionante desnivel de la cuesta. Foto: JUAN SÁNCHEZ

El esfuerzo es máximo para culminar la subida del pecho de la Plaza. En la imagen se puede observar el impresionante desnivel de la cuesta. Foto: JUAN SÁNCHEZ

 

La Virgen de los Dolores, en el momento de entrada en la plaza tras subir la durísima cuesta, con la casa de Candidita engalanada. Foto: JUAN SÁNCHEZ

La Virgen de los Dolores, en el momento de entrada en la plaza tras subir la durísima cuesta, con la casa de Candidita engalanada. Foto: JUAN SÁNCHEZ

Maravilloso juego de perspectivas en esta imagen de la Virgen de los Dolores a su entrada en la Villa, inédita por el horario diurno. Esta imagen refleja el durísimo trabajo de los que llevan el trono. Foto: JACOBO DÍAZ

Maravilloso juego de perspectivas en esta imagen de la Virgen de los Dolores a su entrada en la Villa, inédita por el horario diurno. Esta imagen refleja el durísimo trabajo de los que llevan el trono. Foto: JACOBO DÍAZ

Detalle nunca visto del regreso de día de la Virgen de los Dolores. Estamos acostumbrados a las fotos de atardecida cuando la Virgend e los Dolores procesiona con El Amarrao o el Santo Entierro. El encuadre del detalle del palio casi embutido en los tejados es primoroso. Foto: JUAN SÁNCHEZ.

Detalle nunca visto del regreso de día de la Virgen de los Dolores. Estamos acostumbrados a las fotos de atardecida cuando la Virgend e los Dolores procesiona con El Amarrao o el Santo Entierro. El encuadre del detalle del palio casi embutido en los tejados es primoroso. Foto: JUAN SÁNCHEZ.

 

Los costaleros portan en brazos el trono para permitir su paso de regreso por el arco de la Villa. Foto: JACOBO DÍAZ

Los costaleros portan en brazos el trono para permitir su paso de regreso por el arco de la Villa. Foto: JACOBO DÍAZ

La Virgen de los Dolores enfila su tramo final del recorrido con el Torreón engalanado para el encuentro de las hermandades de la Vera+Cruz. Foto: JACOBO DÍEZ.

La Virgen de los Dolores enfila su tramo final del recorrido con el Torreón engalanado para el encuentro de las hermandades de la Vera+Cruz. Foto: JACOBO DÍEZ.

 

Recogida de la procesión, con la iglesia recién restaurada al fondo. Foto: JACOBO DÍAZ

Recogida de la procesión, con la iglesia recién restaurada al fondo. Foto: JACOBO DÍAZ

 

Un detalle entrañable en la entrada de la Virgen en la Iglesia de la Villa. Juan Sánchez fotografía a su propio hijo echando una mano a los costaleros: todo un ejemplo del testigo que pasa de padres a hijos en la Semana Santa, en una expresión próxima de la prolongación de "Generaciones de Blancos" que el mismo Juan recreó en un vídeo con mucha personalidad. Si no hubiera gente con "El Moro" en las Hermandades o en cualquier otra organización habría que inventarla.

Un detalle entrañable en la entrada de la Virgen en la Iglesia de la Villa. Juan Sánchez fotografía a su propio hijo echando una mano a los costaleros: todo un ejemplo del testigo que pasa de padres a hijos en la Semana Santa, en una expresión próxima de la prolongación de “Generaciones de Blancos” que el mismo Juan recreó en un vídeo con mucha personalidad. Si no hubiera gente con “El Moro” en las Hermandades o en cualquier otra organización habría que inventarla.

 

Los Blancos posan felices por el éxito de la procesión con el que culminaba el encuentro de Hermandades de la Vera+Cruz de Cádiz y Ceuta, cuya organización ha recibido el reconocimiento de los participantes. Foto: JUAN SÁNCHEZ

Los Blancos posan felices por el éxito de la procesión con el que culminaba el encuentro de Hermandades de la Vera+Cruz de Cádiz y Ceuta, cuya organización ha recibido el reconocimiento de los participantes. Foto: JUAN SÁNCHEZ

 Continúa con

“EL ARTE DE LOS BLANCOS”

 “Sevilla TV” se hizo eco de este encuentro y habló de la influencia de La Macarena en la procesión extraordinaria vivida en Setenil. Podéis ver el vídeo aquí abajo.

5 pensamientos en “Momentos para la historia de la Semana Santa de Setenil

  1. PRECIOSO, LO NUNCA VISTO EN SETENIL, QUE BUENOS RECUERDOS TENGO DE ESA BENDITA TIERRA DE MARIA SANTISIMA.- UN ABRAZO PARA TODOS LOS SETENILEÑOS.

  2. Maravillas de la Madre en Se tenia .Felicitaciones desde Argentina un descendiente de Setenilenos…Guillermo Javier Zamudio

  3. Pingback: Un tesoro artístico en el Torreón de Setenil | imaginaSetenil

  4. Pingback: Miguel Caiceo: “Setenil, de los sitios más bonitos que he visto en mi vida” | imaginaSetenil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s