Libros/Turismo

Setenil de las Cuevas

 

Cuevas de la Sombra, un ejemplo de viviendas subterráneas. Esta calle es un auténtico espectáculo, en el que las casas de ambos márgenes parecen sostener la impresionante mole de roca. Foto. ÁNGEL MEDINA

Cuevas de la Sombra, un ejemplo de viviendas subterráneas. Esta calle es un auténtico espectáculo, en el que las casas de ambos márgenes parecen sostener la impresionante mole de roca. Foto. ÁNGEL MEDINA

Detalle de la calle Mina, embutida bajo la peña de la fortaleza. Foto: JAN VAN DER WEERD. 29 de abril de 2010.

Detalle de la calle Mina, embutida bajo la peña de la fortaleza. Foto: JAN VAN DER WEERD. 29 de abril de 2010.

 

Placita de la calle Herrería, con las casas escalonadas para adaptarse a la empinada subida. Febrero de 2014. Foto: IGNACIO PENADO.

Placita de la calle Herrería, con las casas escalonadas para adaptarse a la empinada subida. Febrero de 2014. Foto: IGNACIO PENADO.

PEDRO ANDRADES

“Setenil de las cuevas, donde el cielo es de roca”. En esta afortunada descripción del escritor Gerardo Diego se resume el “hecho diferencial” de Setenil, ese rasgo que nos distingue de cualquier otro sitio de España y nos da una personalidad única que no se cansan de admirar una y otra vez en las publicaciones de viajes: los tajos y las calles-cueva que labró en sus laderas el río Guadalporcún, el gran arquitecto de Setenil. En el ‘Civitates Orbis Terrarum’ (un monumental catálogo de mapas y grabados publicado en Colonia en 1581 que recoge los sitios más destacados del mundo) ya se describe esta excepcionalidad de la geografía de Setenil y sus “muchas moradas subterráneas, abiertas en la roca viva”. También el conocido antropólogo Julio Caro Baroja ha subrayado esta particularidad tosquiza a lo largo de la Historia: “Ya en el Renacimiento chocaban a los curiosos algunos pueblos andaluces no muy grandes, por su extraña silueta y disposición. (…) Hoy día las condiciones de vida e incluso la disposición general de Setenil han variado poco: la gente sigue viviendo en cuevas”.  Desde tiempos lejanos que algunos datan en el Neolítico hasta hoy, nuestro pueblo protagoniza un caso único de vida doméstica en las entrañas de la tierra. El catedrático Juan Manuel Suárez Japón lo ha definido como trogloditismo urbanizado por la “prodigiosa” adaptación a la garganta fluvial y su “original” integración en el casco urbano conformando calles enteras como Las Cuevas del Sol, Calcetas, Mina, La Herrería o Las Calañas, a diferencia de lo que ocurre con las cuevas diseminadas de Granada o Almería. En “Setenil, un caso marginal en el hábitat troglodita” (una publicación que puedes descargar en pdf en este artículo), Suárez Japón ha catalogado las distintas modalidades locales de este tipo de construcción, cuyo perfil más característico es el denominado viviendas al “abrigo de la roca”, es decir, una cavidad natural que se cierra con una fachada frontal, con sucesivas variaciones prácticas para buscar la luz o dar salida al humo de la cocina. También son muy frecuentes y características las denominadas “adosadas”: “Sólo una de sus crujías, la delantera, se construye al aire y el resto de la vivienda ocupa el espacio bajo las rocas”. O, lo más sorprendente, calles enteras de “viviendas enterradas (…) embutidas bajo unas lomas donde se asientan viejos olivares y cultivos herbáceos de secano, componiendo la insólita imagen de las casas no junto sino bajo los campos”, con Las Cabrerizas como mejor símbolo. Como diría de manera gráfica el Premio Cervantes con el que comenzamos el artículo: “Setenil entre mil, delirio de albañil”.

DESCARGA “SETENIL, UN CASO MARGINAL EN EL HÁBITAT TROGLODITA”

Las Cuevas del Sol reúne tanto viviendas "adosadas" (que vemos en primer término) como "al abrigo de roca", que se aprecia en cualquiera de los bares y comercios de esta calle. Foto: JOSÉ CARLOS MESA.

Las Cuevas del Sol reúne tanto viviendas “adosadas” (que vemos en primer término) como “al abrigo de roca”, que se aprecia en cualquiera de los bares y comercios de esta calle. Foto: JOSÉ CARLOS MESA.

Las Calañas, una de las muchas calles-cuevas que marcan el "hecho diferencial" de Setenil respecto de otras poblaciones con cuevas. Foto: GONZALO CÓZAR. Octubre de 2015

Las Calañas, una de las muchas calles-cuevas que marcan el “hecho diferencial” de Setenil respecto de otras poblaciones con cuevas. Foto: GONZALO CÓZAR. Octubre de 2015

Detalle de una chimenea en la Plaza. Foto: JOAQUÍN CAMACHO.

Detalle de una chimenea en la Plaza. Foto: JOAQUÍN CAMACHO.

4 pensamientos en “Setenil de las Cuevas

  1. Pingback: Setenil recupera la Damita, el icono de la historia de las cuevas | imaginaSetenil

  2. Pingback: Setenil recupera la Damita, el símbolo de la historia de las cuevas | imaginaSetenil

  3. Pingback: Setenil “restaura” su mejor monumento: los tajos | imaginaSetenil

  4. Pingback: El boom turístico de Setenil | imaginaSetenil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s