Fotografías/Turismo

Mario García Vargas, un fotógrafo de lujo en Setenil

 

PEDRO ANDRADES

“De lo más difícil de la vida es ver las cosas cuando las tienes delante”. La frase es de Milton Glaser, el diseñador del conocido logo “I Love Nueva York”. En Setenil tenemos la suerte de contar con un fotógrafo que no solo ve las cosas cercanas sino que las aprecia. Que ha esquivado la postal evidente del Lizón y ha retorcido los perfiles de la fortaleza medieval, que busca en sus propias ventanas la belleza de lo sencillo, con una mirada absolutamente original y hermosa de nuestro entramado urbano. Que tiene una paciencia infinita para observar, con cabeza de biólogo y corazón de artista, la naturaleza y el paisaje de Setenil. Mario García Vargas abrió hace ya muchos años una ventana discreta que nos ha dejado postales impagables. Pertrechado en la hospitalaria terraza de María Teresa Castaño en La Cantarería o en cualquier camino de Los Montecillos, ha capturado el alucinante “Solsticio de Setenil” (661 instantáneas en 27 segundos) o la “superluna” de agosto en “Plenilunio”, coronando con el asteroide azul la fortaleza medieval o la ciudad romana de Acinipo en imágenes irrepetibles. Este artesano de la imagen ha radiografiado el entorno de Setenil, escondiendo el pueblo a los pies de la Sierra de las Nieves en una prodigiosa estampa desde la Cuesta de la Palma. Ha metido literalmente en el casco urbano los fabulosos pinos del Tejarejo o ha difuminado las distancias con Olvera, confundiendo el caserío de los dos pueblos blancos. Se ha adentrado en las Cuevas Román y en los caminos de Ronda la Vieja para refrescarnos con los saltos del agua en otoño. Ha captado el esfuerzo en los olivares en plena recogida de la aceituna. O ha dedicado horas y horas para retratar una orquídea avispa, un gorrión en una alberca, el regreso de los calices a sus nidos en El Lizón o la estupefacción natural de unos polluelos de golondrina.

Con  “Golondrinas en Setenil de las Bodegas” ganó el Primer Premio del Concurso de Fotografía de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en el 2.000. Tres años costó captar la estampa de las golondrinas esperando la migración en septiembre. El ritmo de la naturaleza nada tiene que ver con las prisas contemporáneas de instagram. Cada mañana se apostaba el fotógrafo al alba, sobre las siete, y buscaba ese encuadre específico para captar la bandada completa. El frescor de la mañana hacía desplegar a las golondrinas ese plumaje excesivo. Todo un símbolo de la pasión artesanal de Mario García Vargas, biólogo y fotógrafo autodidacta nacido en Setenil (59 años), que desde este sábado 24 de marzo expone en el Torreón nazarí una miscelánea de 32 fotos de su impresionante catálogo de imágenes propias de Setenil, que incluye algunas de sus más logradas fotografías en un cuarto de siglo pegado a la cámara. La muestra, organizada por la Hermandad de Los Negros y el Ayuntamiento de Setenil, continuará durante la primavera e incorporará imágenes de Los Blancos. “Imagina Setenil” ha elaborado un folleto catálogo con algunas de estas imágenes para dar el mayor realce posible al trabajo silencioso y artesanal de este creador a quien le hemos dedicado, con admiración, varios artículos en estos últimos cinco años.

Mario García Vargas, autorretratado en la laguna de Fuentepiedra en la húmeda primavera de 2018.

Mario García Vargas, autorretratado en la laguna de Fuentepiedra en la húmeda primavera de 2018.

Además de la naturaleza, su otra gran pasión es la Semana Santa de Setenil, de la que posee un inconmensurable catálogo de imágenes tras varios lustros fotografiándola. El diálogo permanente que establece entre las procesiones y la arquitectura local trasciende la devoción religiosa para convertirse en fervor y admiración hacia Setenil como escenario de una celebración absolutamente singular. En estas fotos el protagonista es el paisaje urbano de Setenil. Mario nos muestra la asombrosa confluencia arquitectónica del pueblo con el recorrido de las procesiones, con imágenes que se mimetizan por la Cantarería con el skyline de la fortaleza medieval. Igual emparenta a Padre Jesús con el Torreón nazarí que nos muestra en un alarde fotográfico las subterráneas Calcetas durante la salida del Amarrao, o convierte en “gallinero” de lujo El Lizón. De la misma manera capta la hermosura de la talla del Cristo de la Vera-Cruz durante el Santo Entierro que celebra una lluvia de pétalos a La Soledad o captura una foto imposible de la Legión en formación en San Benito. Es prodigiosa su habilidad para provocar un estrépito de luz en la madrugada con las velas de las penitencias del Silencio sobre un Setenil a oscuras, con la única iluminación de la luna de primavera sobre el pueblo blanco. Mario acerca tanto las imágenes que las introduce en tu casa y en tu corazón. Un lujo para Setenil y para cualquier amante de la fotografía. Pueden contactar con él en este correo: mariogvargas@gmail.com.

Nuestra relación con la naturaleza es un tema recurrente en la fotografía de Mario García Vargas. En esta hermosísima imagen que se expone en el Torreón, vemos un nido de golondrinas, que asombra por la vivacidad de los polluelos. FOTO: MARIO GARCÍA VARGAS.

Nuestra relación con la naturaleza es un tema recurrente en la fotografía de Mario García Vargas. En esta hermosísima imagen que se expone en el Torreón, vemos un nido de golondrinas, que asombra por la vivacidad de los polluelos. FOTO: MARIO GARCÍA VARGAS.

 

"Golondrinas y las uvas de las bodegas". Así tituló Mario esta imagen de hace unos años tomada desde la terraza de La Cantarería. Esta imagen aún no se ha publicado en su blog. Foto: MARIO GARCÍA VARGAS

“Golondrinas y las uvas de las bodegas”. Así tituló Mario esta imagen de hace unos años tomada desde la terraza de La Cantarería. Esta fotografía aún no se ha publicado en su blog, como tantas otras de su archivo propio. Foto: MARIO GARCÍA VARGAS

Ventanas de Setenil. Esta preciosa imagen tomada desde el sótano de la casa de La Cantarería muestra la búsqueda de una mirada propia, más íntima, de la geografía de Setenil. En lo sencillo está, la mayoría de las veces, lo más hermoso. Las ventanas también dan título a su blog: “Setenil: Una ventana a su alrededor”. que podéis ver en este enlace https://setenil.wordpress.com/ Foto: MARIO GARCÍA VARGAS.

Ventanas de Setenil. Esta preciosa imagen tomada desde el sótano de la casa de La Cantarería muestra la búsqueda de una mirada propia, más íntima, de la geografía de Setenil. En lo sencillo está, la mayoría de las veces, lo más hermoso. Las ventanas también dan título a su blog: “Setenil: Una ventana a su alrededor”. que podéis ver en este enlace https://setenil.wordpress.com/ Foto: MARIO GARCÍA VARGAS.

Mario García Vargas lleva hasta el casco urbano los fabulosos pinos del Tejarejo. Más imágenes en este enlace https://goo.gl/iraSmZ

Mario García Vargas lleva hasta el casco urbano los fabulosos pinos del Tejarejo. Más imágenes en este enlace https://goo.gl/iraSmZ

Esta fabulosa imagen de la “superluna” de agosto, que publicó Mario García Vargas en su blog “Setenil, una ventana a su alrededor”, es un alarde técnico y de composición de un hecho tan excepcional como este fenómeno óptico (“luna de perigeo”) que se pudo contemplar durante el verano en distintos puntos de la Tierra y que nos deja esta insólita y novedosa postal de Setenil. En la fotografía se puede apreciar cómo esa pletórica luna corona el caserío de nuestro pueblo y envuelve con una luz crepuscular el monte de Escalante. Más imágenes similares en este enlace https://goo.gl/F4rar0 Foto: MARIO GARCÍA VARGAS

Esta fabulosa imagen de la “superluna” de agosto, que publicó Mario García Vargas en su blog “Setenil, una ventana a su alrededor”, es un alarde técnico y de composición de un hecho tan excepcional como este fenómeno óptico (“luna de perigeo”) que se pudo contemplar durante el verano en distintos puntos de la Tierra y que nos deja esta insólita y novedosa postal de Setenil. En la fotografía se puede apreciar cómo esa pletórica luna corona el caserío de nuestro pueblo y envuelve con una luz crepuscular el monte de Escalante. Más imágenes similares en este enlace https://goo.gl/F4rar0 Foto: MARIO GARCÍA VARGAS

A Mario e Isabel María Ortega Castaño le debemos esta premiada imagen de las golondrinas esperando la migración en las mañanas frescas de septiembre. Esta imagen, “Golondrinas en Setenil de las Bodegas”, ganó el Primer Premio del Concurso de Fotografía de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en el año 2.000. La firmaba Isabel Mª Ortega Castaño. Ella y Mario García Vargas estuvieron buscando esta imagen “durante tres años”. El ritmo de la naturaleza nada tiene que ver con las prisas del fotógrafo de instagram. Cada mañana se apostaban al alba, sobre las siete, y buscaban ese encuadre específico para captar la bandada completa de golondrinas. De esa constancia salió toda una serie, aunque no todas las imágenes resultaron satisfactorias. La foto premiada se tomó en septiembre, en vísperas de la migración. Estuvieron una semana al acecho. “La foto se hizo en la azotea de mi suegra María Teresa, en la calle Cantarería Alta”, nos cuenta Mario. “Teníamos que ponernos antes del amanecer y esperar sin movernos a que se fueran poniendo en el cable (ya desaparecido). Casi podía tocarlas”. El frescor de la mañana les hacía desplegar a las golondrinas ese plumaje excesivo y dio a la imagen un tono casi crepuscular.. Premio Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. Año 2000. Foto: ISABEL Mª ORTEGA CASTAÑO

A Mario e Isabel María Ortega Castaño le debemos esta premiada imagen de las golondrinas esperando la migración en las mañanas frescas de septiembre. Esta imagen, “Golondrinas en Setenil de las Bodegas”, ganó el Primer Premio del Concurso de Fotografía de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en el año 2.000. La firmaba Isabel Mª Ortega Castaño. Ella y Mario García Vargas estuvieron buscando esta imagen “durante tres años”. El ritmo de la naturaleza nada tiene que ver con las prisas del fotógrafo de instagram. Cada mañana se apostaban al alba, sobre las siete, y buscaban ese encuadre específico para captar la bandada completa de golondrinas. De esa constancia salió toda una serie, aunque no todas las imágenes resultaron satisfactorias. La foto premiada se tomó en septiembre, en vísperas de la migración. Estuvieron una semana al acecho. “La foto se hizo en la azotea de mi suegra María Teresa, en la calle Cantarería Alta”, nos cuenta Mario. “Teníamos que ponernos antes del amanecer y esperar sin movernos a que se fueran poniendo en el cable (ya desaparecido). Casi podía tocarlas”. El frescor de la mañana les hacía desplegar a las golondrinas ese plumaje excesivo y dio a la imagen un tono casi crepuscular.. Premio Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. Año 2000. Foto: ISABEL Mª ORTEGA CASTAÑO

'Calices' en el Lizón. Mario se apostó en el Bar Palmero para recoger una estupenda serie del regreso de los cernícalos al Lizón, tras las obras de restauración del Torreón. Anidaron en los huecos de la muralla pese a los "nidos" habilitados en el edificio nazarí. Más fotos aquí https://goo.gl/dPqsRv Foto: MARIO GARCÍA VARGAS

‘Calices’ en el Lizón. Mario se apostó en el Bar Palmero para recoger una estupenda serie del regreso de los cernícalos al Lizón, tras las obras de restauración del Torreón. Anidaron en los huecos de la muralla pese a los “nidos” habilitados en el edificio nazarí. Más fotos aquí https://goo.gl/dPqsRv Foto: MARIO GARCÍA VARGAS

La Luna y la naturaleza, unidos en esta excepcional foto.

La Luna y la naturaleza, unidos en esta excepcional foto.

La paciencia de Mari García Vargas le permite capturar momentos únicos de la Naturaleza.

La paciencia de Mari García Vargas le permite capturar momentos únicos de la Naturaleza.

 

“Primavera”, una fotografía que detiene el paso del tiempo como si la naturaleza hubiese dibujado con trazo milimétrico ese contraste natural. Foto: MARIO GARCÍA VARGAS.

“Primavera”, una fotografía que detiene el paso del tiempo como si la naturaleza hubiese dibujado con trazo milimétrico ese contraste natural. Foto: MARIO GARCÍA VARGAS.

"Tres estaciones". A Mario García Vargas le gusta contraponer las estaciones en un mismo espacio para mostrar el paso del tiempo.

“Tres estaciones”. A Mario García Vargas le gusta contraponer las estaciones en un mismo espacio para mostrar el paso del tiempo.

El Santo Entierro regresa a la Villa en esta espectacular foto de la fortaleza medieval.

El Santo Entierro regresa a la Villa en esta espectacular foto de la fortaleza medieval.

La Soledad y la noche, dos momentos persistentes en la temática de Mario García Vargas. En esta imagen apreciamos la difícil subida de la calle Cantarería, en un recorrido inverso a las demás procesiones que define a esta imagen que procesiona el Sábado Santo. Mario García Vargas posee un catálogo impresionante de la Semana Santa de Setenil en varios lustros.

La Soledad y la noche, dos momentos persistentes en la temática de Mario García Vargas. En esta imagen apreciamos la difícil subida de la calle Cantarería, en un recorrido inverso a las demás procesiones que define a esta imagen que procesiona el Sábado Santo. Mario García Vargas posee un catálogo impresionante de la Semana Santa de Setenil en varios lustros.

Viernes Santo.

Viernes Santo.

 

Luna llena en Setenil from Mario J Garcia Vargas on Vimeo.

Un pensamiento en “Mario García Vargas, un fotógrafo de lujo en Setenil

  1. Pingback: La Semana Santa de Mario García Vargas es diferente | imaginaSetenil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.